sábado, 24 de septiembre de 2016

Kamshout y el Otoño. El origen de los loros ( Leyenda Ona )


En la Isla Grande de Tierra de Fuego, vivió antes de su extinción, un pueblo indígena americano llamado los Sélknam, más conocidos como Ona.
Hubo un tiempo en el que las hojas de los árboles siempre eran verdes, y en ese tiempo vivió Kamshout, un muchacho alegre perteneciente a esta tribu, al que le gustaba hablar sin parar. No importaba que no hubiera mucho que decir en un momento determinado, él siempre encontraba las palabras necesarias para hacerse oír. A veces tanta cháchara resultaba una molestia, y por ello a nadie pasó desapercibida su ausencia cuando Kamshout tuvo que marcharse para cumplir sus ritos de iniciación. En la tribu al fin había momentos en los que se podía disfrutar del silencio.

El muchacho tardó mucho tiempo en regresar, tanto que el resto de la tribu comenzó a creer que había fallecido. Sin embargo un día regreso, tan parlanchín como siempre, hablando y hablando sin parar sobre su aventura. Repetía una y otra vez que había estado en un fantástico país allá por el Norte en el que los árboles cambiaban de color. Sus hojas se volvían amarillas y caían hasta que parecían estar completamente muertos, pero después llegaba un tiempo al que llamaban Primavera en el que las hojas volvían a renacer en los árboles y todo se teñía de verde de nuevo.

Hablaba de aquellos maravillosos matices y colores, de hojas secándose en el suelo tiñendo el paisaje de ocre, de árboles que volvían a vestirse de luz y verdor después de haber perdido todas sus hojas… Nadie le creyó. Nadie conocía aquellas extrañas palabras que Kamshout repetía sin parar, Otoño… Primavera… Todo debía ser una mentira del imaginativo muchacho, las hojas de los árboles eran eternas. Toda la tribu se rió de él y esto lo puso muy furioso. Se puso rojo de la rabia y no paró de repetir su historia una y otra vez hasta que las palabras se le apelotonaban en los labios.

Cansado de las burlas de sus vecinos, el muchacho, furioso, decidió volver a marcharse. Al cabo de un tiempo Kamshout regresó a su tribu; pero lo hizo de una forma totalmente sorprendente, el muchacho era ahora un gran pájaro de plumas verdes y rojas. El pájaro emitía un ruido cansino con el que parecía reírse de todos. Debido a este sonido todos comenzaron a llamarlo Kerrhprrh.

El pajarraco se fue posando en todas las ramas de los árboles verdes y las fue tiñendo una a una de un color rojizo. Las hojas en ellas comenzaron a adquirir una tonalidad dorada tal y como el muchacho había descrito y poco a poco comenzaron a caerse y a vestir el suelo. Todos en la tribu estaban aterrados, lamentando la muerte de todos sus benditos árboles, y Kerrhprrh se reía ahora de ellos, como ellos lo habían hecho de Kamshout antes.

En primavera la tribu contempló maravillada cómo todos los árboles volvían a brotar y a vestir sus ramas de hojas verdes y frescas, tal como el muchacho había dicho en su día.
Desde ese entonces, se reúnen unos pájaros de vivos colores en las ramas de los bosques, son los loros, que se ríen constantemente de los humanos con sus picos curvos para recordar a su antepasado Kamshout, al que nadie tomaba en serio.

Esa fue la venganza que planeó Kamshout para toda la eternidad.



24 comentarios:

  1. Una leyenda preciosa, hay un refrán que dice: "El que mucho habla, mucho yerra". A mi los loros no molestan son divertidos además de vistosos por tu diversidad de colores en su plumaje.

    Besitos Pili y feliz fin de semana:))

    ResponderEliminar
  2. Piruja.. jajaja yo tenia un loro cuando era niña: se llamaba Pachin Patina de la Pipa, jajajaj de veras... sera por eso el gusto por el Piponazo.jajaj
    El loro estaba todo el tiempo repitiendo: " Al loro a las 11.30" era un pajarin encantador lleno de luz y color.
    Me ha encantado. :) :) :)

    BESO MUY FUERTE.

    ResponderEliminar
  3. Pues resultó una venganza muy agradable ya que los loros son unas aves muy simpáticas.Mi vecina tiene un loro que me llama Charo o vecina cuando salgo a la terraza, es muy gracioso. BESICOS

    ResponderEliminar
  4. Curiosa leyenda donde se critica el arte de hablar en demasía pues al final nadie te hace aso :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Piruja. Una leyenda muy bonita, tanto como el otoño.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bonita leyenda, a mi los loros me gustan mucho, tanto sus colores, como són y cuando hablan más aún jeje,besos

    ResponderEliminar
  7. Charo..
    que bueno lo del loro de tu vecina, si vivieras en mi barrio y te asomases a la ventana, oirias al loro de la esquina de abajo, ese SI... que repite tu nombre dia y noche, no tiene fin, debe de ser una "lorita", es muy pesada: repite .. Ch... Ch... que guapo joder...Ch.. Ch.. que guapo joder... y asi sucesivamente, una y otra... desde hace tres años, nunca supe porque lo decia, le da igual que esten los clientes en la tienda, ella repite lo mismo.

    En fin... genial .. la mañana y lo que va de tarde de este peculiar y diferente otoño.

    ResponderEliminar
  8. Una preciosa leyenda!! de nunca hay que lastimar a nadie ni de menospreciar su palabra.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Piruja, buenas tardes,
    muy buena leyenda,
    lo difícil de creer en lugar de que las hojas de los árboles cambiaban de color sería que siempre estuviesen verdes con el frio que hace por alli =)


    Te deseo un gran fin de semana
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Me encantó leer esta leyenda. Tiene una linda enseñanza.
    besos

    ResponderEliminar
  11. PEro qué preciosidad de leyenda, niña! Me ha encantado. Gracias por compartirla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Siempre son mágicas tus entradas. Me alegro volver a leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Piruja, referente a Ka, todo está bien, es por falta de tiempo, tuvo y aún tiene mucha faena y no le queda tiempo para atender el blog. Pero a todo esto ella volverá aunque tarde un poquito, seguro que volverá.

    Un besito, buena amiga.

    ResponderEliminar
  14. Casi no parece venganza traerles el otoño, con lo hermosos que es, tanto como tu bonita leyenda. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Bonita leyenda querida amiga Piruja.
    Nos llevas a momentos magicos. Un beso cielo
    Isa

    ResponderEliminar
  16. Una linda leyenda. Fantástica.

    Te deseo una semana muy feliz.
    Hablamos.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  17. Como todo lo que nos cuentas y eliges, esta es otra más de tus preciosas entradas.
    Yo también me alegro de volver a estar entre vosotros, os he echado en falta y os tenía en el pensamiento.
    He decidido volver pero no creas que tengo todo hecho, sigo con las conservas, menos mal que ya es lo último, los tomates, que estamos recogiendo del huerto.
    Agradezco tus letras y aprovecho para dejarte un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  18. Hola paso hacerte una visita pero que preciosa tu historia me encanta y que imaginación son como libros cortos. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Hola mi niña
    Yo no creo que sea una venganza traerles el otoño, para mi es un verdadero espectaculo de colores.Me ha encantado como siempre este ratito de tranquilidad y paz
    Por cierto....le pasa algo a Karras?
    Un besito para las dos

    ResponderEliminar
  20. Una preciosa leyenda sobre las estaciones del año, pues si la venganza fué los loros, fue una hermosa venganza, porque son preciosos.
    Besoss

    ResponderEliminar
  21. Yo creo que si Kamshout se quiso vengar de su pueblo, también lo hizo del mío. No te puedes hacer una idea los loros y cotorras que hay por estos contornos y, cosa curiosa, los oigo pero no los veo aunque esté debajo de los árboles. No importa, hay cosas peores.
    La leyenda es muy bonita e interesante.
    Un besito

    ResponderEliminar