sábado, 8 de agosto de 2020

El Cocay.


Quizás alguna noche en el campo hayáis visto una lucecita que brilla y se mueve de un lado a otro, esa lucecita la hace el Cocay, que es el nombre que le dan los Mayas a la Luciérnaga. Ellos saben como este insecto creo su luz, y esta es la historia que cuentan:

Había una vez un Señor muy querido por todos los habitantes de el Mayab, porque era el único que podía curar todas las enfermedades, cuando los enfermos iban a rogarle que los aliviara, el sacaba una piedra verde de su bolsillo, después la tenia entre sus manos y susurraba algunas palabras, eso era suficiente para sanar cualquier mal.

Pero una mañana, el Señor salio a pasear a la selva, allí quiso acostarse un rato y se entretuvo horas y horas escuchando el canto de los pájaros, de pronto unas nubes negras aparecieron en el cielo y empezó a caer un gran aguacero, el Señor se levanto y corrió a refugiarse de la lluvia, pero con la prisa, no se dio cuenta que su piedra verde se le salio del bolsillo. Al llegar a su casa lo esperaba una mujer para pedirle que sanara a su hijo, entonces el Señor busco su piedra y se dio cuenta que no la tenia, muy preocupado quiso salir a buscarla, pero pensó que tardaría demasiado en hallarla, asique mando reunir a varios animales.

Enseguida llegaron el Venado, la Liebre, el Zopilote y el Cocay, muy serio el Señor les dijo:

- Necesito vuestra ayuda, perdí mi piedra verde en la selva y sin ella no puedo curar, vosotros conocéis mejor que nadie los caminos, las cuevas y cada rincón de la selva, necesito que la encontréis, quien lo haga sera bien recompensado.

Al oír esas ultimas palabras, los animales corrieron en busca de la piedra verde, mientras el Cocay, que era insecto muy tranquilo, volaba despacio y se preguntaba una y otra vez:

-¿ Donde estará la piedra ?, tengo que encontrarla, solo así el Señor podrá curar de nuevo.

Y aunque el Cocay fue desde el inicio quien mas se ocupo de la búsqueda, el Venado encontró primero la piedra, al verla tan bonita, no quiso compartirla con nadie y se la trago.

- Aquí nadie la descubrirá - se dijo -, a partir de hoy yo haré las curaciones y los enfermos tendrán que pagarme por ellas.

Pero en cuanto pensó esas palabras el Venado se sintió enfermo, le dio un dolor de panza tan fuerte que devolvió la piedra, luego huyo asustado.

Entre tanto el Cocay daba vueltas por toda la selva, se metía en los huecos mas pequeños, revisaba todos los rincones y las hojas de las plantas, no hablaba con nadie, solo pensaba en que lugar estaría la piedra verde.

Entre tanto los demás animales que iniciaron la búsqueda ya se habían cansado. El Zopilote volaba demasiado alto y no alcanzaba a ver el suelo, la Liebre corría muy deprisa sin ver a su alrededor y el Venado no quería saber nada de la piedra, así, el único en estar buscándola era el Cocay. Un día, después de horas enteras de meditar sobre el paradero de la piedra, el Cocay sintió un chispazo de luz en su cabeza:

-¡ Ya se donde esta !-, grito feliz, pues había visto en su mente el lugar en que estaba la piedra, voló de inmediato hacia allí y aunque al principio no se dio cuenta, luego sintió como una luz salia de su cuerpo e iluminaba su camino, muy pronto hallo la piedra y mas pronto se la llevo a su dueño.

- Señor, busque en todos los rincones de la selva y por fin hoy di con tu piedra- le dijo el Cocay muy contento, al tiempo que su cuerpo se encendía.

- Gracias Cocay- le contesto el Señor -veo que tu mismo has logrado una recompensa, esa luz que sale de ti, representa la nobleza de tus sentimientos y lo brillante de tu inteligencia, desde hoy te acompañara siempre para guiar tu vida.

El Cocay se despidió muy contento y fue a contarles a los animales lo que había pasado, todos lo felicitaron por su nuevo don, menos la Libre, que sintió envidia de la luz del Cocay y quiso robársela.

- Esa chispa me quedaría mejor a mi, ¿que tal se me vería en un collar?- pensó la liebre.

Así, para lograr su deseo, espero a que el Cocay se despidiera y comenzó a seguirlo por el monte.

-¡ Cocay ! Ven, enséñame tu luz- le grito al insecto cuando estuvo seguro de que nadie los veía.

- Claro que si- dijo el Cocay y detuvo su vuelo. Entonces la Liebre aprovecho y ¡zas!, le salto encima, el Cocay quedo aplastado bajo su cuerpo y casi no podía respirar, cuando la Liebre empezó a saltar de un lado a otro, creyendo que el Cocay se le había escapado.

El Cocay empezó a volar despacio para esconderse de la Liebre, ahora era el quien la perseguía y en cuanto la vio distraída quiso desquitarse. Entonces voló encima de ella y se puso en su frente al mismo tiempo que se iluminaba, la Liebre se llevo un gran susto, pues creyó que la había caído un rayo en la cabeza, y aunque daba brincos no podía apagar el fuego, pues el Cocay seguía volando sobre ella.

En eso, llego hasta un lago y en su desesperación creyó que lo mejor era echarse al agua, así evitaría que se le quemase la cabeza, pero en cuanto salto, el Cocay voló lejos y desde lo alto se rió mucho de la Liebre, que trataba de salir del lago toda empapada.

Desde entonces, hasta los animales mas grandes respetan al Cocay, no vaya a ser que un día los engañe con su luz.





15 comentarios:

  1. Muy bonita esta historia.Hasta hace pocos años se veían muchas luciérnagas en mi pueblo y hasta he tenido alguna en mis mano pero ahora ya no se ven y es una pena.Besicos

    ResponderEliminar
  2. La avaricia y la envidia no, nos traen nada bueno ...aquí queda bien reflejado .
    Que linda historia Piruja,
    Besos y abrazos .

    ResponderEliminar
  3. Hermosa historia, realmente tus escritos llevan magia.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la leyenda del Cocay, que es la luciérnaga que conocemos...Esa luz que lleva consigo es todo un don, que sin duda alguna la naturaleza le ha donado, porque se la ha merecido.Parecen pequeños ángeles en la noche con su varita mágica.
    Mi gratitud y mi abrazo de luz y rosas, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa leyenda. Tú siempre te esmeras en encontrar cosas muy interesantes.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las leyendas Mayas, esta es genial y no la conocía, saludos amiga.

    ResponderEliminar
  7. Una linda leyenda ¡qué bonita!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Leyenda peeciosa, de un lugar tan privilegiado por su biodiversidad, que prevalece. Me encantan las luciérnagas.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bonita leyenda y me ha gustado particularmente ya que este año he visto durante cuatro o cinco noches una luciérnaga en mi jardín, siempre en el mismo sitio, hasta que cayó una enorme tormenta de agua y me ha desaparecido. Por cierto si la enfocaba con una linterna no muy potente, se iba apagando hasta quedarse sin luz, y nada más que apagaba la linterna, volvía a iluminarse poco a poco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado, es muy bonita. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muy bonita historia pili
    Besitos 😘😘

    ResponderEliminar
  12. PIRUJA

    Woooow amiga, que bello relato el tuyo, todos los días se aprende algo, y de tu mano, hoy mi lección ha sido cumplida, ilustrativo, educativo, y por mi parte, feliz de acompañarte.

    Te dejo un cariño, te cuidas.

    LÚCAS

    ResponderEliminar
  13. Desconocía esta denominación de la luciérnaga...aunque no es de extrañar, ya que en cada lugar a una misma especie se la conoce de maneras diferentes. La leyenda está genial...para cada lugar o ser vivo tienes una que narrarnos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola mi amiga, que leyenda
    tan bella no la conocía,
    ahora ya lo aprendí, cada
    día hay algo nuevo.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar