sábado, 30 de noviembre de 2019

Invierno.


Esta mañana, al abrir la puerta me encontré con el Sr. Invierno recién llegado a la ciudad. Buenos días le dije, buenos días tenga usted, el me respondió.

Venia como cada año a invitarme a pasear. El Sr, Invierno es alto y delgado, afilado, casi puntiagudo y muy atildado. Es muy friolero por eso viste siempre como mínimo con quince abrigos, diez bufandas, cinco gorras, varios pares de guantes, ocho calcetines y solo usa un par de botas, por que si se pone mas, anda como un pato.

El Sr. Invierno es bastante taciturno, reservado, circunspecto.... vamos, que es muy callado, y hay quien piensa que es muy seco, adusto y bastante agrio. El se queja, es normal, de que nadie parece quererle, de que todos le vienen a protestar, que si hace mucho frío, que si no se puede ver el sol, que si las flores, que si las plantas, que cuando vuelve el calor....

Y yo dejo que proteste porque no tiene con quien hablar, y lo dejo que se queje, por que no tiene con quien charlar.

Me cuenta que todo el mundo le pregunta por la Primavera y todos suspiran por ella -¡ Ay, cuando llegara !-, y el pobre no lo comprende por que a el, el invierno, le parece ella la primavera, una cabeza a pájaros sin un gramo de seriedad.

Y con el Verano - se lamenta -, ya es una locura, que si el sol, que si la playa, que si los helados, que si la alegría..., ¡ menuda chaladura !. El pobre no lo comprende por que a el, el invierno, le parece el verano, un cabeza loca sin un gramo de formalidad.

Hasta al Otoño, su hermano mas cercano, me cuenta lo prefieren antes que a el, por que dicen que es romántico, bufa desdeñoso, y nostálgico y... otras zarandajas, el pobre no lo comprende por que a el, el invierno, le parece que el otoño, es un cabeza loca sin un gramo de gravedad.

Y yo dejo que proteste por que no tiene con quien hablar, y lo dejo que se queje por que no tiene con quien charlar.

Y seguimos paseando mientras el se sigue lamentando sin parar, en el fondo es su modo de disfrutar, y poquito a poquito, pasito a pasito, a casa regresamos charlando sin parar.

Llegamos a casa, sirvo un chocolate bien caliente y el Sr. Invierno da un suspiro satisfecho y guarda silencio, no se quita abrigos, ni bufandas, ni guantes ni nada, es muy friolero, sentado cerca del radiador me pide una manta y contempla con aire triston la nieve que cae en el exterior.

Es un poco huraño el Sr. Invierno, un tanto taciturno, algo melancólico y bastante quejica no lo voy a negar, pero en cuanto le conoces -créeme, es la verdad-, es bastante agradable sentarse en silencio junto al fuego mientras allá fuera, el frío, la lluvia, el viento, la nieve, la niebla y el hielo llegan tras el.

Cuando la noche cae el Sr. Invierno se despide ya que su trabajo debe continuar. Buenas noches le digo, vuelva por Navidad, buenas noches me responde, aquí estaré sin faltar. Y mientras cierro la puerta y le veo marchar, pienso en que me gusta el Invierno, no lo puedo evitar.



Texto de Internet.




19 comentarios:

  1. Nos has dejado una linda entrada para prepararnos para este invierno aunque he de decir que este mes último el otoño se acercado mucho a su hermano...me gusta esta estación aunque es cierto que en salud es peligrosa para aquellos que los bronquios los tienen chungos pero hay que pasarlo todo y ver lo bonito de cada estación .. Me encanta las imágenes que has elegido .
    Un fuerte abrazo Piruja y feliz Diciembre no queda nada muakisssss.

    ResponderEliminar
  2. Un cuento precioso sobre el invierno. Gracias por el disfrute que he tenido al leerlo.
    Un abrazo, y que el invierno que se aproxima sea muy grato.

    ResponderEliminar
  3. Los que hemos nacido en invierno, tenemos un poco de la personalidad de este señor. Por lo menos yo.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito, me ha encantado. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado tanto que voy a mirar al invierno con muy buenos ojos y de vez en cuando le diré un piropo para que se ponga contento.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Me has hecho cogerle simpatía. ;)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que todas las estaciones son bonitas, cada una tiene un encanto que hay que saber disfrutar en el momento.
    Me ha gustado mucho tu relato.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. También tiene su encanto , con sus días cortos y nieves.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Con esa buena acogida, seguro será un gozo tenerlo.
    Mu hos besitos de anís.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta porque pasa por todas las estaciones. El invierno es necesario para que algu vuelva a florecer. Es la estación que nos recuerda que todo se guarda antes de una nueva etapa, que hay que conservar fuerzas, que todo tiene su momento... Saludos.

    ResponderEliminar
  11. El paisaje del invierno me gusta sobretodo cuando nieva, aunque soy muy friolera hago como el Sr.Invierno abrigarme mucho y salir con la familia a la montaña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pilar, tu hermoso post nos acerca al invierno y ello hace que lo valoremos un poco más...Ahora han llegado las lluvias, que todos agradecemos mucho.El invierno renueva la tierra y la va preparando para nuevas estaciones...A mi me gusta el invierno, se puede respirar mejor y nos trae las Navidades, fiestas entrañables.
    Mi gratitud y mi abrazo por tus buenos posts, Pilar.

    ResponderEliminar
  13. Hola Piruja.. Pero el invierno tiene ese toque romántico de ver caer la nieve, de las tertulias frente al hogar encendido, y celebrando la Navidad, la fiesta que mas une a las familias, en ocasiones la única fiesta del año que las une..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  14. Encantadora historia. Te dejo un abrazo y mis saludos.

    ResponderEliminar
  15. Qué bonito relato del invierno!Es que es así,que a casi nadie le gusta,por eso,de tu mano se ha ido un poco más contento.A mí,sí me gusta el invierno,El Otoño,no.
    De todas maneras,si no fuera por él,las cosas serían desordenadas.La NAturaleza tiene ese orden milagroso en el que todo está bien premeditado.
    Gracias por traer este tu cuento a mis ojos.Me apasionan tanto los cuentos!!
    Besucos linda

    ResponderEliminar
  16. Antes me gustaba el invierno, pero ahora con el precio que va la luz y el combustible, prefiero la primavera, tampoco me agrada el verano, se pasa mucho calor y o te gastas mucho en aire acondicionado o te vas al Pirineo a disfrutar de una temperatura un poco más baja, que con esto del cambio climático ya no se sabe que tiempo va a hacer.
    - Jubi, te estás volviendo un gruñón, te quejas por todo.
    Ya verás tu cuando tengas mi edad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué tierno tu relato!, cada estación tiene su encanto, aunque el pobre Sr. Invierno no lo sepa,
    Él, por ejemplo, tiene la Navidad, la fiesta más bella de la Cristiandad y algo tan hermoso como la nieve.
    Besos








    ResponderEliminar
  18. Y de nuevo llegó el invierno. Cada año que pasa tengo la sensación de que llega antes, todo pasa muy rápido. Una historia sutil y bella. Siempre hay luz en tus entradas.
    Mi aprecio y estima querida amiga...mi abrazo sincero.

    ResponderEliminar