lunes, 15 de junio de 2015

La Xana Galinda


Cuenta una leyenda que, por los años 790 a 800 de nuestra era, reinaba en la monarquía asturiana Mauregato, quien gobernó entre el 783 y el 788 d.C. Los reyes sucesores de Alfonso I, fundador del reino Astur, tuvieron que soportar la presión de los musulmanes. Mauregato, ante la presión musulmana, se comprometió a entregarles cien doncellas cada año, siempre las más bellas del lugar, a cambio de vivir en paz.

Una vez al año, los soldados del rey elegían a las jóvenes más hermosas y se las llevaban a la fuerza. Cuando llegaron al pueblo de Illés, encontraron a una bella niña, Galinda, quien huyó cuando vio que se acercaban. Atemorizada se acercó a una fuente, intentando esconderse de ellos. De pronto, escuchó una voz como un susurro que le decía:

-“Si quieres ser mi xana, vivirás días dichosos”.

-“¿Y qué debo hacer para ello?”, dijo la joven.

-“Bebe un sorbo de mis aguas y te encontrarás libre de peligro.”

La muchacha obedeció y observaba cómo los soldados la buscaban por todos lados hasta que se cansaron y regresaron a casa.

A la mañana siguiente, los soldados, buscándola sin cesar próximos a la fuente vieron cómo Galinda se había transformado en una hermosa xana, aún más hermosa que antes y también veían cómo peinaba sus cabellos en el borde de la fuente. Los soldados se lanzaron sobre ella pero, al instante, sólo con su mirada, los convirtió en corderos.
El rey, preocupado, salió en busca de sus soldados y se encontró con la xana.

“¿Dónde están mis soldados?”, le gritó.

“¿Qué soldados? ¿Te refieres a esos corderos?”

El rey se volvió, y comprobó cómo los soldados que le seguían también se habían convertido en corderos. Atemorizado por el poder de la xana, le suplicaba que dejara libres a sus hombres y que cumpliría lo que ella le mandara.

“Yo libero a tus soldados y, a cambio, tú romperás tu trato con los moros y nunca más entregarás a una joven asturiana. Si no lo haces así, cada vez que un soldado toque a una asturiana se convertirá en cordero aunque te quedes sin hombres.”

El rey accedió arrepentido, rompió su pacto con los musulmanes y comprobó cómo el rebaño de corderos se convertía de nuevo en sus obedientes soldados. Nunca más los asturianos volvieron a temer que los soldados se llevaran a sus hijas, porque las protegía la xana de la fuente.



Leyendas de Asturias.






20 comentarios:

  1. No hay lugar que se precie que no tenga leyendas e historias mágicas y hermosas en su haber.
    Gracias por traérnoslas siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa la leyenda y los paisajes. Gracias Piruja.

    ResponderEliminar
  3. Bonita leyenda para recordar a la maravillosa Asturias.

    Un besito y que disfrutes de una semana feliz.

    ResponderEliminar
  4. Que hermosa y mágica leyenda. La he disfrutado muchísimo. Gracias por compartirla.
    Menos mal que la niña encontró quien la ayudara a esa esclavitud de por vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy bonita leyenda que tiene algo de realidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Una hermosa leyenda amiga. Sé que llego tarde, pero deseo de corazón que te llegue mi abrazo fuerte por tu reciente cumpleaños. Felicidades querida amiga. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la leyenda Piruja, no sabía que en Asturias, Xana fuera el significado de hada. Gracias por traernos tan bonitas leyendas.

    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Hola Piruja.
    Pasando a saludar......feliz semana!!!
    Un besito grande...

    ResponderEliminar
  9. Hola Piru, buenas noches,
    me encantó tu leyenda del día ...
    es como los padres guardabosques que temen por sus hijas pero aquí por sus soldados =)
    en este caso... nadie se llevará a nadie. =P

    Te deseo una bonita semana
    un beso y un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hay allá en Asturias un sinfin de leyendas de gran belleza para ser contadas y escuchadas sin que te canses de ello.
    Muyy bien hecho por parte de la joven Galinda que así pudo salvare al resto de jovenes de tener que verse sometidas a algo para lo que nadie está preparado: La esclavitud.
    Bueno vamos a ver si laboramos un poco que ya es martes ajjajajaja
    Besotesssssssssssssss y compartelos con la prince

    ResponderEliminar
  11. Siempre es un placer venir a tu espacio y leer tus entretenidas historias.
    Muchas de las veces me dejo llevar por la trama de lo que publicas y tengo la sensación de que retrocedo muchos años atrás, disfruto al máximo, como si fuese una niña pequeña.
    Tu cuento de hoy me ha recordado cuando estuve en Cantabria y también, en su mitología, se encontraban las xanas, esas hadas buenas que vivían en las aguas cristalinas de los ríos y las representaban con una belleza extraordinaria, larga melena rubia y con poderes extraordinarios para hacer el bien.
    Para ejemplo, no hay más que disfrutar de nuevo de tu bonito cuento.
    Cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  12. Me encantó esta historia Piruja, preciosa y mágica como acostumbras.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Siempre tengo el mismo placer venir a tu casa Piruja. Es una bonita leyenda, lleva algo de magia.

    Un beso. Estoy mejor
    Isa

    ResponderEliminar
  14. Bonita leyenda y con final feliz:besicos

    ResponderEliminar
  15. Una bonita historia y de brujas, hadas o xanas como en este caso, que son las que me gustan.Preciosas las imágenes de la verde Asturias.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Piruja,vaya historia mas bonita!! donde quien manda,manda!!.

    Besos y mas besos!!

    ResponderEliminar
  17. Tú historia es mágica y da gusto leerla.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola amigos, muchísimas gracias por acompañarme y vuestros comentarios.

    Besos.

    ResponderEliminar