sábado, 2 de junio de 2018

La Sonrisa del Lobo.


En las lejanas tierras nevadas de Canadá, tuvo lugar la historia de cómo un lobo se convirtió en el mejor amigo del ser humano.
Cuenta la leyenda que en aquellas montañas vivía Skan (el cielo), el gran lobo gris plata junto a su manada de lobos árticos.
En aquellas tierras el viento soplaba con un cálido aroma de libertad, la luz dorada del sol bañaba un paisaje donde el equilibrio natural hacía que todas y cada una de las especies convivieran en paz y armonía.
Pero un día, con la llegada del hombre, la hermosura de aquellas tierras vírgenes y la pureza de sus aguas cristalinas empezó a desvanecerse, mientras el hombre avanzaba haciendo suyo todo lugar por el que pasaba.

Una mañana temprano, Skan se hallaba buscando una presa para poder llevar a su familia como desayuno, cayó mal herido en una de las trampas que los humanos habían colocado en el bosque. Y cuando pensó que ya no tendría salida, alguien le cogió del cuello lo montó en su mustang negro y lo salvó. Sí, un humano lo había salvado, pero aquel,...aquel era diferente, se trataba de un joven indio de la tribu de los Lakota, de piel rojiza y cabellos largos color negro azabache. Aquel muchacho lo rescató de una muerte segura en manos del depredador más temible de todos, el ser humano, el cual odiaba a los lobos.

Skan quedó completamente agradecido con aquel joven por su hospitalidad y cuidados..Al fin y al cabo, no era tan diferente a él, ambos luchaban por la libertad de los suyos y cruelmente eran rechazados y perseguidos.
Skan sentía de corazón que algún día no muy lejano podría devolverle el favor...

Así que por la noche, aulló a la luna en llamada a la Diosa Nokomi,(hija de la luna), para que le concediera el deseo de poder devolver el favor a aquel muchacho.

Ella le dijo que para protegerle debería aprender a sonreír....sólo así podría convivir en una comunidad de humanos sin que le tuvieran miedo...Skan aceptó y al día siguiente despertó diferente...su mirada de ojos pardos había retomado un brillo dulce color miel que emanaba ternura y sus dientes, ya no eran los de un lobo fiero y salvaje. Ahora en su rostro se dibujaba una hermosa sonrisa que desprendía simpatía y confianza...

Así pues, Skan se encaminó hacia la aldea de los Lakota y una vez allí algo mágico ocurrió...La gente lo trataba como a un Dios, ¡Es nuestro salvador! Gritaban llenos de júbilo y alegría, era curioso porque todas aquellas gentes le sonreían!.

El hermano lobo gris que sonríe ha venido al fin para proteger a nuestro pueblo, es Nordic, el legendario lobo gris que según la profecía vendría para salvarnos...
Y así fue, Skan se convirtió en el fiel compañero y protector de la tribu de los Lakota, pasó de ser un lobo gris a un perro con una bonita sonrisa, siendo así el pionero de las generaciones de nuestros actuales nórdicos.
A partir de entonces, se dice que los perros nórdicos son poseedores de la más hermosa y sencilla de las sonrisas, ....la sonrisa nórdica!


Autor: Miriam Perera.




22 comentarios:

  1. Hermosa enseñanza
    ahora comprendo mejor a un perro vago que es mi amigo y me sonríe
    y juega conmigo...bueno buscando recompensa , en alimnento
    sabe como sobrevivir...
    sin dudas ellos nos tienen que enseñar mucho

    ResponderEliminar
  2. Bonita leyenda la cual lleva implícita una encantadora reflexión.
    Me ha gustado mucha leerla Piruja.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ohhhh! Me ha encantado, una hermosa leyenda.
    La cultura de los indios nativos me llama muchísimo la atención. Una filosofía de vida que comprendo y que me gusta llevar a cabo.
    Gracias por compartir. Feliz sábado.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  4. La respuesta de Elda, es lo que yo pienso
    besos

    ResponderEliminar
  5. Hermosa leyenda del lobo agradecido, que se convirtió en el salvador de un pueblo gracias a su sonrisa...Y es que las sonrisas llevan siempre magia y misterio. Ahí está la puerta abierta del alma, que nos muestra su cielo.
    Gracias por tus bellas historias y tu amistad, Pilar.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Siempre pones unas leyendas preciosas, ya sean de animales, montes, ríos y...humanos.
    Las fotografías, como siempre, maravillosas.
    Un besito madrileño.

    ResponderEliminar
  7. Otra bonita leyenda que me encanta. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. que bonita leyenda, siempre he pensado que los perros sonríen y con esta leyenda ya si que lo creo

    ResponderEliminar
  9. Como me gustan tus historias Pirujita.
    No paso muy seguido mi salud no me lo permite, ya sabes como están las cosas, siento lo de nuestro amigo Karras y la marcha de Angelines ( Trimbolera)a la vida llegamos y de la vida nos vamos.
    Pero todos están en mi pensamiento, incluida mi familia bloguera, donde también estas tú.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. Que buena historia. Los perros son increíbles. Invita a pensar y reflexionar sobre esta leyenda.
    Me encanta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Sabes que tus leyendas me gustan mucho y es un placer leerlas.
    Esta es realmente preciosa y con una gran reflexión,

    Besitos,. Feliz semana🌸🌸🌸🌸🌸

    ResponderEliminar
  12. Los perros sonríen hermoso, imagino a los lobos, más. Pues son tan hermosos. El año pasado conocí a uno en el veterinario al que llevo a mis perritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una sonrisa todo lo puede, hace magia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. El agradecimiento debería estar siempre presente tanto en humanos como en animales, hay perros que parecen entender y lo dan todo a cambio de nada o de muy poco.
    La historia que nos cuentas hoy es muy tierna y es de las que me gustan, acaba muy bien.
    Te deseo un buen comienzo de semana.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  15. Se me ha olvidado decirte que, si tienes ocasión de ver, a mis queridos "SABORES COMPARTIDOS" diles que se les echa en falta, que me acuerdo de ellos y que nunca es tarde para volver.
    Más cariños para compartir.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  16. Una preciosa leyenda, los animales son los que mejor saben agradecer.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  17. Que historia mas preciosa. Se salvaron el uno al otro. Gracias ppr compartir amiga. Besos

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Que cuento más bonito Piruja!! Los animales dando lecciones a los humanos que vamos arrasando como el caballo de Atila. Gracias por compartirlo.

    Un beso de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  19. Bonita historia con final feliz cómo a mí me gustan.Besicos

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado, que bonito y poético a su vez.

    Es cierto que los humanos, a veces, dejamos mucho que desear... A mí me gustan los lobos.

    Muchos besos, bonita.

    ResponderEliminar