sábado, 25 de septiembre de 2021

No me olvides.

Julia estaba sentada en su sitio favorito de la playa entre las rocas y la arena, desde allí podía divisar toda la pequeña cala que tanto amaba. Desde pequeña aquel era el lugar donde se refugiaba cuando tenía algún problema o necesitaba estar sola, era la cura de sus heridas no físicas sino emocionales. Hacía días que había vuelto a ese pueblo pesquero tan encantador que por motivos laborales tuvo que abandonar hace muchos años marchando a la ciudad. Ahora estaba allí ya que su corazón estaba desgarrado y llorando de pena…

En la ciudad estaba muy absorta en su trabajo en uno de los hospitales de la ciudad, ya que era medico cirujana, poco a poco fue haciendo amistades, entre esas amistades encontró lo que para ella era su hombre perfecto, Rober también era medico en el mismo hospital, los dos se complementaban a la perfección y con el tiempo lo que empezó como amigos se convirtió en un gran amor, eran la envidia de todo el mundo allá por donde iban desplegando ese amor que sentían el uno por el otro.

Un día llegaron al hospital solicitudes de que se necesitaban médicos para colaborar ayudando en Africa, lo hablaron entre ellos y decidieron que sería Rober el que se marcharía por seis  meses, el primer mes lo pasaron muy mal los dos por estar tan separados y comunicarse cuando podía Rober a través de Internet que no era todos los días, ya que donde estaba los medios eran muy precarios y no siempre había conexión.

Julia conforme pasaban los meses estaba muy contenta ya que se acercaba el día en que volvería a abrazar a Rober y contarle el secreto que estaba guardando para ese día, aunque en cuanto la viese se daría cuenta, estaba embarazada, se entero a los pocos días de marchar él, pero no le había dicho nada para darle la sorpresa a su regreso y también para que no se preocupase ya que tenia bastantes problemas allí donde estaba.

Unos días antes de la fecha señalada para el regreso de Rober, Julia recibió una llamada telefónica del consulado, le decía que Rober había salido hacia una semana para hacer una ruta por varios poblados que ya había hecho varias veces en el tiempo que llevaba en el país, pero que desde que salió con un ayudante no habían vuelto a saber nada de ellos, que los habían estado buscando y encontraron el coche que se había precipitado por un precipicio y dado que era imposible bajar y no viendo señales ninguna de vida dieron a los dos por muertos.

Aquello era una pesadilla para Julia ya que no había consuelo para ella, no podía creerse lo que había pasado, ahora no que tanto lo necesitaba y teniendo ese pesar tan grande de no haberle dicho a Rober lo de su hijo. Con el paso de los días por su hijo fue haciéndose más el ánimo de seguir su vida, fue entonces cuando tomo la decisión de volver al pueblo que tanto amaba y a ese mar que curaba sus heridas, aunque esta sería difícil de curar.

Allí estaba como cada tarde en su sitio preferido de la cala mirando esa bella puesta de sol, creyó oír su nombre a lo lejos..Julia…Juliaaaa, pensó que ya se estaba volviendo loca al imaginar que Rober la estaba llamando, pero su nombre cada vez sonaba más alto y la voz más cerca, tenía miedo de volver a las pesadillas del principio de todo esto y cerró los ojos, pero seguía oyendo esa voz tan querida cada vez más cerca, sintió una mano sobre su hombro y al abrir los ojos pensó que ya estaba loca del todo, porque delante de ella tenía a su gran amor Rober, se abrazaron como nunca llorando los dos, él le contó que fueron rescatados por unos nativos y hasta que no les curaron bien las heridas no pudieron ir al poblado y decir lo que había pasado, fueron inmensamente felices con su hijo y nunca olvidarían el día en que se volvieron a encontrar, ya que fue el llamado día de los enamorados, día del amor, aunque para ellos todos los días fueron el día del amor.


Autor: P. F.


sábado, 18 de septiembre de 2021

Papa, que significa ser pobre???????

Un padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasara un par de días en el monte con una familia campesina. Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo.

En el automóvil, volviendo a la ciudad, el padre preguntó a su hijo:

- ¿Qué te pareció la experiencia?.

- Buena - contestó el hijo con la mirada puesta a la distancia.


- Y... ¿ qué aprendiste ? - insistió el padre...

El hijo contestó:

1.- Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro.

2.- Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín... y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos.

3.- Que nosotros importamos linternas del Oriente para alumbrar nuestro jardín...mientras que ellos se alumbran con las estrellas, la luna y velas sobre la mesa.

4.- Nuestro patio llega hasta la cerca y el de ellos llega al horizonte.

5.- Que nosotros compramos nuestra comida;...ellos, siembran y cosechan la de ellos.

6.- Nosotros oímos CD's... Ellos escuchan una perpetua sinfonía de golondrinas, pericos, ranas, sapos, chicharras y otros animalitos....todo esto a veces dominado por el sonoro canto de un vecino que trabaja su monte.

7.- Nosotros cocinamos en estufa eléctrica... Ellos, todo lo que comen tiene ese sabor del fogón de leña.

8.- Para protegernos nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas.... Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.

9.- Nosotros vivimos conectados al teléfono móvil, al ordenador, al televisor... Ellos, en cambio, están "conectados" a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus siembras, a su familia.

El padre quedó impactado por la profundidad de su hijo...y entonces el hijo terminó:

- Gracias papá, por haberme enseñado lo pobres que somos!

Cada día estamos más pobres de espíritu y de apreciación por la naturaleza que son las grandes obras del universo. Nos preocupamos por TENER, TENER, TENER y nos olvidamos del SER, SER, SER....



sábado, 11 de septiembre de 2021

Leyenda De Condor (La Terrible Venganza).

En una tribu muy lejana y actualmente casi extinguida....se escuchaba en la lejanía los tambores de los Cherokees. El jefe indio León Herido entonaba un cántico de dolor, era tan grande su lamento que el viento lo dispersaba a otras tribus del Sur.Todos a su alrededor escuchaban con los ojos cerrados, esa historia de dolor y venganza.

León Herido tenia un hijo llamado Cóndor. Cóndor era de los mas valientes guerreros y cazador de la tribu, todos los días al amanecer salia a cazar con sus otros compañeros amigos de la infancia. Un día se alejaron demasiado y se les hizo noche en el camino. Había una tribu cerca y se acercaron, eran de los suyos y allí se cobijaron.

Cóndor se fijo en una hermosa muchacha por que no era como las demás, era de piel blanca y cabello  dorado, al instante se sintió atraído por ella, se llamaba Luz de Fuego. Al amanecer el volvió con su tribu pero con ella en el corazón.

El caso es que el estaba a punto de tomar por esposa a una muchacha llamada Lluvia de Mar, teniendo en su interior una lucha de sentimientos. Cóndor escapaba cuando podía a la otra aldea para estar con Luz de Fuego, y le contó la verdad, Luz de Fuego le aconsejo que le dijera la verdad a Lluvia de Mar, pero el no quería perder la amistad de Lluvia.

Mientras esto ocurría Lluvia de Mar empezó a sospechar..., un día siguió a Cóndor y descubrió la verdad. Llena de rabia fue y le contó a León Herido la verdad, este no le creyó, pensando que eran celos sin sentido...Pero Lluvia decidió tender una emboscada a Luz de Fuego y reunió a sus amigos de la tribu.

Jaguar Sereno, era el mejor amigo de Cóndor y de Lluvia y pensó que Luz de Fuego lo había embrujado. Jaguar fue con todos sus compañeros una noche hasta la tribu de Luz, la ataron y amordazaron y se la llevaron, el plan era llevarla lo mas lejos posible.

Pensaron en el Monte Crepúsculo donde nadie se atrevía a ir, pues contaban historias de muerte y dolor de aquel lugar. Jaguar Sereno se encargo de aquel viaje. Durante el trayecto sintió la mirada clavada de Luz de Fuego todo el tiempo, una vez cerca del lugar, el la miro a los ojos y quedo maravillado del sentimiento que desprendía su mirada, trasmitía Paz y Amor, consternado decidió dejarla en una gruta cercana al Monte Crepúsculo pensando que sobreviviría allí.

A la vuelta se encontró desde la lejanía con los lamentos de dolor de Cóndor, leyó en el viento la palabra venganza, abrumado por todo llego al poblado y allí estaba Cóndor preparado para la lucha, estaba como loco, se había puesto sus pinturas de guerra y proclamaba venganza una y otra vez, atacaba a todos y pidió a su padre el destierro de Lluvia de Mar, luego se acerco a Jaguar con la lanza en la mano, pero su padre León Herido le detuvo.

Hijo, le dijo, esto no tiene sentido, tu debiste ser sincero desde el principio, no tenias claros tus sentimientos..., pero Cóndor empezó a atacar a todos en un arranque de ira..., mato a muchos y se alejo corriendo en busca de Luz de Fuego...después de días buscando llego a la gruta. Allí se hallaba el cuerpo sin vida de Luz de Fuego. Jaguar Sereno decidió seguir a Cóndor...., encontrándolo arrodillado junto al cuerpo de Luz de Fuego, en un arranque de celos, envidia e ira, ataco a Cóndor por la espalda matándolo en el acto.

Asustado por lo que había hecho, decidió huir, pero al dar la vuelta se encontró con León Herido de cuyos ojos se desprendía una ira incontrolable. Cogiéndolo de la cabellera lo arrastro hasta el poblado y delante de todos lo ato a un tronco y le arranco la cabellera, esto es lo que hace la traición-dijo León Herido-, al amor lo convierte en odio, y el odio conduce a la muerte, ya no física, si no muerte de espíritu..., el que quiera oír que oiga...

Lluvia de Mar, recoge tus cosas y sal del poblado....donde no pueda verte mas..., y vosotros los que os creíais amigos de Cóndor, id hacia el lugar donde están sus cuerpos y traedlos aquí. Mientras todo esto pasaba, un suceso extraordinario ocurría en la gruta donde se encontraban ellos..., en aquel lugar habitaba un espíritu, el Espíritu del Fuego.

Conocedor de todos los sucesos, decidió llevar los cuerpos al Monte Crepúsculo y les hizo un altar, a lo lejos León Herido veía el Monte Crepúsculo y asombrado pudo observar en su cúspide dos figuras recostadas, Cóndor y Luz de Fuego, y un volcán de fuego alrededor de ellos.

León Herido, lloro amargamente pero detrás de sus lagrimas había una luz de esperanza...Tal vez la ira que se guarda en el corazón y lo ennegrece, tal vez el dolor llevado en el alma que no deja ir las almas en paz al otro lugar donde solo hay Paz.., pero pidió Cóndor un momento de regreso a la tribu..., y así fue, esa misma noche apareció Cóndor frente a Jaguar Sereno, le desato y por el honor de guerreros, lucharon en un gran combate donde Cóndor le hirió profundamente..., dejandole heridas que le hacían sangrar mucho, Cóndor volvió a atarle al tronco y le fue arrancando poco a poco la piel con un cuchillo afilado, los gritos en la noche se dejaban oír por toda la tribu, pero nadie se atrevía a salir por lo acontecido, casi desmayado Jaguar Sereno..., Cóndor le volvió a desatar y le enterró hasta el cuello a las afueras del poblado, poniéndole miel en la cara y cabeza, y dentro de dos nidos de Hormigas Rojas dejo caer dos antorchas encendidas que producían humo y un calor intenso, provocando la ira de las hormigas, estas llegaron donde Jaguar y le dieron una muerte dolorosa, mientras el gritaba piedad..., Cóndor se desvanecía en la oscuridad de la noche con Luna Llena.

La tribu salió a ver que sucedía y vieron que no estaba Jaguar, así que salieron a las afueras del poblado y vieron lo que había pasado, empezaron a quitar las hormigas pero ya era demasiado tarde pues Jaguar Sereno estaba irreconocible y muerto...

Y ahora si por fin, Cóndor y Luz de Fuego estarían unidos para siempre..., y cuentan que en la noche que hay lluvia de estrellas..., se ven en el firmamento dos personas paseando de la mano por las estrellas..., amándose bajo la luz cálida de la Luna..., el que quiera oír..., que oiga....





Autor: Desconocido.



sábado, 4 de septiembre de 2021

El nacimiento del Arco Iris.

Hace mucho, mucho tiempo, en la espesa selva verde esmeralda habitaban unos pequeños animalitos que provocaban la admiración de todos aquellos que tenían la suerte de poder verlos. Eran siete magnificas mariposas, todas diferentes, pero cada una con sus alas pintadas de un color brillante y único. Su belleza era tal, que las flores de la selva se sentían apocadas cada vez que las mariposas revoloteaban a su alrededor.

Eran inseparables, y cuando recorrían la selva parecían una nube de colores deslumbrante y movediza. Pero un día, una de ellas se hirió con una aguda espina y ya no pudo volar con sus amigas. El resto de las mariposas la rodeo, y pronto comprendieron que la profunda herida era mortal. Volaron hasta el cielo para estar cerca de los dioses, y sin dudarlo, ofrecieron realizar cualquier sacrificio con tal de que la muerte de su amiga no las separara. Una voz grave y profunda quebró el silencio de los cielos y les pregunto si estaban dispuestas a dar sus propias vidas con tal de permanecer juntas, a lo que todas contestaron afirmativamente.

En ese mismo instante fuertes vientos cruzaron los cielos, las nubes se volvieron negras, y la lluvia y los rayos formaron una tormenta como nunca se había conocido. Un remolino envolvió a las siete mariposas y las elevo mas allá de las nubes. Cuando todo se calmo y el sol se disponía a comenzar su trabajo para secar la tierra, una imponente curva luminosa cruzo el cielo, un arco que estaba pintado con los colores de las siete mariposas, y que brillaba gracias a las almas de estas siete amigas que no temieron a la muerte con tal de permanecer juntas.



Autor: Desconocido.



sábado, 28 de agosto de 2021

Leyenda del Azahar.

Cuenta la leyenda que el sultán de la medina de Granada, Alkabul el Privilegiado, posó sus ojos en la incipiente gracia de la hija de una pareja de sus esclavos, Al- Azhar. El sultán, prendado de los luminosos encantos de la doncella, mató a sus padres y la llevó a vivir con él, con el propósito de desposarla el mismo día que la joven cumpliría trece años.

Semanas antes de celebrarse el casamiento, Xurán, un joven calígrafo y arquitecto de la Granada nazarí, recibió de Alkabul el encargo de decorar la cámara nupcial. Apenas traspasó el dintel de la puerta y se encontró con la princesa, descubrió en sus grandes ojos negros el misterio del amor y del deseo.

Una tarde poco después, cuando los señores y los esclavos dormitaban al placido descanso de la tarde, se encontraron a solas y Xurán le declaró su amor. Xurán también le contó a Al-Azhar que una vez hubiera acabado el encargo del sultán sus ojos serían cegados para que no volviera a crear una obra similar.

Esa misma noche se volvieron a encontrar y los amantes abrasaron sus deseos entre las palmeras de la medina. Justo eran los días en los que los naranjos amargos estaban en flor. Entre jadeo y jadeo, la Alhambra se iba llenando del perfume de la flor del naranjo. Sería su última noche. Al amanecer se despidieron entre lágrimas.

Ciego de ira y loco de dolor cómo sólo un déspota es capaz de estarlo, el sultán Alkabul mató a la bella Al-Azhar y después de quemar su fino cuerpo dispersó sus cenizas entre los rosales del palacio. A pesar del olor de las cenizas y de la fragancia de los rosales no consiguió aplacar el aroma que los amantes habían dejado la noche anterior ni el rastro que en el aire permanecía de la fragancia amorosa creada con la mezcla de sus cuerpos.

Arkabul, guiado por el perfume que Al-Azhar había impregnado en Xurán, le persiguió y persiguió hasta acorralarlo en el promontorio del Veleta, donde se quitó la vida. Desde entonces, acaba la leyenda, cuando la brisa sopla sobre los jardines de la Alhambra, un aroma penetrante e inolvidable se extiende por Granada.



Autor: Desconocido.



sábado, 21 de agosto de 2021

Leyenda del Arpa Misteriosa.

Dice la leyenda que en un palacio, el administrador encontró un día un documento en el que se decía que en el desván del edificio existía un arpa misteriosa y todos los que la escuchaban entraban en éxtasis. Esto le llamó tanto la atención que  subió al desván  del enorme palacio y buscando y rebuscando encontró un arpa allá en un rincón.

Orgulloso de su hallazgo se presentó ante el rey con el documento y el arpa y le explicó todo lo que había averiguado. El rey no creía mucho todo lo que le estaba contando su administrador pero, como había puesto tanto empeño, le dijo:

- “Muy bien, veamos, organiza un concierto”.

El administrador buscó el mejor músico del reino y organizó un concierto. El auditorio se llenó de gente y cuando el músico comenzó a tocar el instrumento …  ¡nadie entró en éxtasis!.

¡Qué gran frustración! pero, a pesar de ello, nuestro administrador, que estaba convencido de lo que había leído, no se dio por vencido y volvió a insistir al rey, que volvió a darle una oportunidad, que volvió a resultar fallida. Seguía nuestro administrador sin darse por vencido y preguntando e indagando cómo podría hacerse realidad el documento encontrado.

Un día, hablando con un vecino de la comarca, volvió a preguntar si conocía a alguien capaz de tocar el arpa. El vecino le  dijo que, en la montaña, había un ermitaño que podría ser su hombre.

Nuestro administrador, incansable, le comunicó al rey lo que había averiguado  y éste, resistiéndose mucho, le autorizó a organizar otro concierto.

-  ¡Nunca bajaba a la ciudad pero … era una invitación real! así que, accedió.

Organizado el concierto, el auditorio se volvió a llenar de la gente más importante del lugar, ataviada de sus mejores galas.

El ermitaño llegó de forma natural, tal cual vestía en la montaña, y se sentó junto al instrumento en silencio, entonces empezó a tocar el  arpa y, según iba saliendo la melodía de su cuerdas, el auditorio fue quedándose extasiado.

Al terminar el concierto, todos preguntaban a nuestro ermitaño:

- Pero… ¿cómo lo has conseguido? ¡otros grandes músicos antes lo habían intentado y no lo hicieron!

El sencillo ermitaño sólo podía dar una respuesta:

- ¡Sólo la dejé sonar!

Dejarle que suene.

Dejad que vuestro corazón suene.


Autor: Desconocido.



sábado, 14 de agosto de 2021

Leyenda del Bisonte.

Hace mucho tiempo, cuando el mundo era muy joven, el bisonte no tenía joroba. Él obtuvo su joroba un verano, por su crueldad con los pájaros. Al bisonte le gustaba correr por las praderas por placer. Los zorros corrían delante de él y avisaban a los animales pequeños que su jefe, el bisonte venía.

Un día, cuando el bisonte corría por las praderas, se dirigió hacia donde viven los pequeños pájaros que anidan en el suelo. Los pájaros avisaron al bisonte y a los zorros que iban en la dirección donde tenían sus nidos, pero nadie, ni los zorros, ni el bisonte, les pusieron atención. El bisonte corrió y pisoteó bajo sus pesadas patas los nidos de los pájaros, incluso cuando escuchó a los pájaros llorando, siguió corriendo sin parar.

Nadie sabía que Nanabozho estaba cerca. Pero Nanabozho se enteró de la desgracia sucedida con los nidos de los pájaros y sintió pena por ellos. Corrió, se plantó delante del bisonte y los zorros y los hizo parar. Con su bastón golpeó fuertemente al bisonte en los hombros. El bisonte, temiendo recibir otro golpe, escondió la cabeza entre sus hombros. Pero Nanabozho solamente dijo: "Tú, a partir de hoy, siempre llevarás una joroba sobre tus hombros. Y llevarás la cabeza gacha por vergüenza."

Los zorros corrieron para escapar de Nanabozho, escarbaron agujeros en el suelo y se escondieron dentro. Pero Nanabozho los encontró y les castigó: "Por ser crueles con los pájaros, siempre viviréis en el frío suelo".

Desde entonces, los zorros tienen sus madrigueras en agujeros en el suelo y los bisontes tienen joroba.


Autor: Desconocido.