sábado, 20 de febrero de 2021

Leyenda del Viento.

Cuenta una vieja leyenda, que el hijo menor del rey Julio IV, era muy rebelde. No pudiéndolo controlar, decidió encerrarlo en la torre más alta del castillo.

Si bien Ventolín, era la gran preocupación de su padre el rey, tenía un costado romántico y le gustaba llevar los mensajes entre los jóvenes enamorados. Pero desde que lo encierran para castigarle su interés fue cómo poder escapar de allí.

Cada día recibía mensaje de los enamorados, que llegaban hasta lo alto de la torre, pidiéndole favores para llegar hasta sus amadas que vivían en territorios lejanos.

Esto enfurecía a Ventolín, que no encontraba la manera de escapar.

Hasta que una tarde en que el sol parecía abrazar el castillo haciendo el calor insoportable, a Ventolín se le ocurrió una idea… llamó a la nube que tenía forma de corcel y se estaba acercando a la torre del castillo. Comenzó a cabalgar airoso y desde muy arriba empezó a soplar en poemas, los mensajes que le encargaron ellos, para sus amadas .

Pero las distancias eran enormes y los versos se dispersaron sin llegar a sus destinatarios. Ventolín quiso reunirlos, ordenarlos para entregarlos de la mejor manera. Sin embargo, en el aire dominaban remolinos que se lo impedían …

El rey Julio IV enfureció al notar la ausencia de su hijo , un grito sobre natural salió de su garganta filtrándose por las ventanas del palacio hacia el exterior.

Ventolín que cabalgaba en la nube de corcel, llegó a escucharlo, reclamó desesperado por el temor que le infligía su padre, la presencia de los dioses, personándose ante él, el dios de la Furia, el de la Calma y el de Tempestad…, le respondió el dios de la furia.

Este , tomó brutalmente a Ventolin , puso en su boca una fuerza efusiva y un flujo de gases que empezó a expedir con toda la intensidad .Era un soplo que provocaba destrucción, los árboles se inclinaban, caían los nidos, la gente huía para resguardarse,,,

Apareció entonces el dios de la tempestad, y junto con su furia llegó hasta los mares levantando olas gigantes que hacían naufragar a los grandes barcos pescadores.

Sorprendidos los pocos sobrevivientes, clamaron por el dios de la calma, que luego de tanta destrucción se hizo presente, las aguas se calmaron, la mar se tranquilizó, la paz se hizo suya. Se alojaron en su alma, la furia, la tempestad.

Ventolín comprendió que a partir de ahora, su vida estaría atada a los diferentes vientos: el “calmo” que llevaría frescura y alegría a quienes lo recibían, La “furia”, que haría hacer temblar ciudades , campos destruyendo todo a su alcance, y la “tempestad”, que haría temblar las grandes y pequeñas embarcaciones que viajaran por alta mar.

Desde entonces…cuando Ventolín provocaba vientos calmos, acariciaba los cabellos de las doncellas, dispersaba semillas hacia otros lugares, aliviada a la gente luego de un día sofocante, hasta hacía nacer música en las cañas de los cañaverales. Este rol era el que más le agradaba.

Pero cuando su fuerza llevaba el sello de la furia, todos le temían y aun peor cuando era tempestad, era impresionante los cataclismos, la catástrofe que provocaba en los mares…..

Y así fue como Ventolin se convirtió en VIENTO para siempre, olvidando las torres del palacio, las cartas a las doncellas, y su antiguo nombre.

Desde ese instante, muchas voces clamaran por él, sedientos de su frescuras, pero otras voces,  pedirán clemencia por su locura.


Autor: Desconocido.



18 comentarios:

  1. Ventolin a veces es terrible causando grandes destrozos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Curiosa leyenda la de Ventolín que por cierto a mí me cae muy mal cuando está furioso, me gusta mucho cuando se manifiesta cómo una suave brisa.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Ahora mismo esta por aquí Ventolin. Muy bonita la leyenda. Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me ha parecido una leyenda preciosa, gracias por compartirla . Te sigo y te invito a pasarte por mi blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Nos se donde sacas estas leyendas tan lindas que además dejan unas reflexiones preciosas. Muchas gracias Piruja. Un besote grande.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonita historia. Pasaré por aquí más a menudo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No conocía esta leyenda y me a gustado mucho, me encanta Ventolin, aveces furioso me gusta mas, y lo amo cuando me acaricia suavemente o me susurra cosas .............. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  8. Bellísima esta leyenda del viento.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que Ventolin ha cambiado de nombre, en la actualidad se llama Cierzo y causa grandes estragos en la región española de Aragón cuando se enfada. Rompe ramas de árboles, en ocasiones los arranca de cuajo, otras veces se lleva tejados, muros de parcelas, juega con los contenedores de las calles tratando de llevárselos muy lejos, en una palabra un desastre.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Belissima lenda! O vento será sempre uma fonte de inspiração.
    Gracias por compartires tão bonita história!

    Un buen domingo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado esta leyenda. Ha veces molesta el viento pero otras veces se agradece si es suave.
    Un beso Piruja.
    Espero que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  12. Bonita leyenda Piruja, es cierto, el viento a veces es fiero, otras esa suave brisa que nos revive.
    Feliz semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué linda leyenda Piruja, me encantan las leyendas de cualquier cultura, asemás creo que en toda leyenda hay algo de verdad.

    Desde el corazón, un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Impactante leyenda, muy genial, Ventolin renació para convertirse en el poderoso viento, que diferentes fuerzas y sentimientos transmite, me gusto.
    Un abrazo amiga Piruja

    ResponderEliminar
  15. Y debió de tener muchos hermanos o descendientes, pues ventolín terminó siendo conocido en lugares dispares con nombres distintos, según su fuerza o su procedencia.
    Detrás de todo existe una leyenda y tú, como siempre, estás ahí para contarla.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  16. Una bonita leyenda que me ha encantado leer. El viento con todas sus facetas es como el ser humano, con su furia y calma.
    Las imágenes le vienen genial al relato. Me ha gustado mucho la nube del corcel.
    Un abrazo Piruja y buena semana.

    ResponderEliminar
  17. Una gran leyenda.
    Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar