sábado, 26 de febrero de 2022

El Caballo y su Potro.

Cuentan que cierto día, estaban en el bosque un caballo y su pequeño hijo, ambos gustaban de correr sin rumbo fijo, solo por el placer de sentir el cálido aire sobre sus cabezas.

Padre e hijo disfrutaban mucho de estas carreras y el compartir sus conversaciones que tanto bien hacia a ambos, siempre tenían pláticas de lo más amenas y realmente existía una comunicación constante entre ellos.

Una mañana, salieron como era su costumbre a correr, estaban muy felices porque era un día espléndido, cuando de repente el pequeño caballo tropezó y cayó rodando, su padre se detuvo de inmediato volviendo sobre sus pasos para ver que le había sucedido a su pequeño hijo.

Se acerco a él para averiguar si se encontraba bien, y el pequeño no lograba levantarse, muy asustado le dijo a su padre: – Siento que no podré volverme a levantar, me siento muy lastimado de una pata.

- Hijo, debes levantarte, acaso ¿Te has roto algo?- Padre, le dijo el caballito, creo que no me he roto nada, sin embargo, un caballo nunca se cae y cuando lo hace, le resulta sumamente difícil levantarse.

- Hijo, estás equivocado, algunos animales como nosotros caen, pero vuelven a levantarse y tu te levantarás, porque tu no tienes nada roto, tu voluntad hará que te levantes y vuelvas a caminar y a correr como siempre lo has hecho, no permitirás que tu mente te haga tomar una decisión equivocada, creyendo que porque has caído no podrás levantarte, además, yo te ayudaré a hacerlo, porque yo precisaré de tu ayuda, cuando caiga y necesite levantarme igualmente.

- Pero padre, ¿Cómo podría yo ayudarte a levantar si soy tan pequeño?

- Hijo no se necesita fuerza física para dar esa clase de ayuda, solo se requiere un gran amor, esa es la clase de ayuda que necesitamos, sentirnos apoyados por nuestros seres más queridos, y yo te amo mucho y por esa razón te digo que te levantes, porque todavía tenemos muchos caminos que recorrer juntos.

Y nuestro pequeño caballito, se levantó, se sacudió el polvo, empezó a caminar junto a su amado padre y pronto empezaron a correr como era su costumbre.

CAERSE no es lo importante, lo importante es LEVANTARSE cuantas veces sea necesario.


Autor: Desconocido.


15 comentarios:

  1. Una historia linda de verdad así es la vida caerse y volverse a levantar, que cierto es que nuestra mente tiene mucho que ver, ella la tenemos que poner en positivo y la esperanza jamas perderla aunque a veces los revés de la vida nos hacen perderla., las imágenes que decir. Un besazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
  2. Una gran verdad nos refleja esta historia, la vida es levantarse cada vez.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Ese es el gran aprendizaje de padres e hijos. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Muy hermoso. Una lección estupenda tiene este cuento que no habría que olvidar nunca. Lo mismo la actitud y la fuerza de voluntad, como el amor entre padres e hijos.
    Como siempre un placer leer todo lo que traes a tu blog.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Así debemos ayudarnos para levantarnos cada vez que caigamos.
    Un gran abrazo, querida Pilar.

    ResponderEliminar
  6. Cuanta ternura y amor de padre hay en esta bonita historia. Besicos

    ResponderEliminar
  7. Que ternura de historia e imágenes.
    Para reflexionar y no olvidar.
    Feliz fin de semana Piruja. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Es una historia muy real y preciosa.
    Sin duda, para tener muy presente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola Piruja, una historia muy bonita, y con un buen mensaje.
    Que tengas una buena semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Preciosa la historia y muy buena la moraleja.
    Espero que estés pasando un buen fin de semana
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Que cierto es. Así es la vida amiga no importan las caidas,lo importante es levantarse y seguir. Gracias por traernos estas historias siempre nos hacen reflexionar
    Buena semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No tenía la pata rota, sino que la voluntad rota para levantarse.
    Nos pasa a todos.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una muy acertada reflexión. Gran lección trae esta leyenda.
    Besos

    ResponderEliminar