sábado, 10 de noviembre de 2018

La leyenda del Azahar.


Cuenta la leyenda que el sultán de la medina de Granada, Alkabul el Privilegiado, posó sus ojos en la incipiente gracia de la hija de una pareja de sus esclavos, Al- Azhar. El sultán, prendado de los luminosos encantos de la doncella, mató a sus padres y la llevó a vivir con él, con el propósito de desposarla el mismo día que la joven cumpliría trece años.

Semanas antes de celebrarse el casamiento, Xurán, un joven calígrafo y arquitecto de la Granada nazarí, recibió de Alkabul el encargo de decorar la cámara nupcial. Apenas traspasó el dintel de la puerta y se encontró con la princesa, descubrió en sus grandes ojos negros el misterio del amor y del deseo.

Una tarde poco después, cuando los señores y los esclavos dormitaban al placido descanso de la tarde, se encontraron a solas y Xurán le declaró su amor. Xurán también le contó a Al-Azhar que una vez hubiera acabado el encargo del sultán sus ojos serían cegados para que no volviera a crear una obra similar.

Esa misma noche se volvieron a encontrar y los amantes abrasaron sus deseos entre las palmeras de la medina. Justo eran los días en los que los naranjos amargos estaban en flor. Entre jadeo y jadeo, la Alhambra se iba llenando del perfume de la flor del naranjo. Sería su última noche. Al amanecer se despidieron entre lágrimas.

Ciego de ira y loco de dolor cómo sólo un déspota es capaz de estarlo, el sultán Alkabul mató a la bella Al-Azhar y después de quemar su fino cuerpo dispersó sus cenizas entre los rosales del palacio. A pesar del olor de las cenizas y de la fragancia de los rosales no consiguió aplacar el aroma que los amantes habían dejado la noche anterior ni el rastro que en el aire permanecía de la fragancia amorosa creada con la mezcla de sus cuerpos.

Arkabul, guiado por el perfume que Al-Azhar había impregnado en Xurán, le persiguió y persiguió hasta acorralarlo en el promontorio del Veleta, donde se quitó la vida. Desde entonces, acaba la leyenda, cuando la brisa sopla sobre los jardines de la Alhambra, un aroma penetrante e inolvidable se extiende por Granada.

Autor: Desconocido.





18 comentarios:

  1. Una bella leyenda que termina en tragedia como suele ocurrir en los amores escondidos de estos cuentos de épocas lejanas en el tiempo, que quedan para posteridad.
    Un gusto leerla.
    Un abrazo y buen fin de semana Piruja.

    ResponderEliminar
  2. Que preciosa leyenda , el amor es el más grande de los sentimientos y ese poder no lo puede ni la muerte ..Me gusto muchisimo , la fuerza del amor quedar impregnada en los jardines de la Alhambra.
    Un oloroso abrazo para este sábado muakkisss.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estos relatos, me acordé de las mil y una noches y me dieron ganas de volver a leerlo.

    ResponderEliminar
  4. La leyenda preciosa y este párrafo "sus ojos serían cegados para que no volviera a crear una obra similar", me ha recordado los versos grabados en el muro al pie de la Torre de la Vela que hicieron famoso a su autor el poeta mejicano, Francisco de Asís de Icaza:
    Dale limosna mujer
    que no hay en la vida nada
    como la pena de ser
    ciego en Granada
    .
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Preciosa esta historia, el amor y todas sus caras, dan ganas de seguir leyendo y poner un final menos trágico, pero excelente y mágico.
    Feliz sábado Piruja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pili, una leyenda cargada de amor y de olor, el final convierte ese amor en dolor y con el la pena del enamorado.
    Besos y feliz finde.
    Puri

    ResponderEliminar
  7. Dramático. Está impregnado de la sensualidad que acompaña a todas las leyendas árabes pero no deja de ser una leyenda positiva porque las víctimas triunfaron dejando su recuerdo para siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena leyenda, Pilar...Los olores los recordamos siempre desde la infancia. Y en este caso la leyenda de amor se unió a los naranjos para eternizarse en el recuerdo cada vez que la brisa sopla sobre los jardines...Mi gratitud y mi abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Tristísima y bella leyenda. Besicos

    ResponderEliminar
  10. Todo tiene una explicación, aunque siempre estas leyendas son trágicas.
    Besossss

    ResponderEliminar
  11. ¡Cuántos amantes muertos por causa de su amor y del amor!... Sobre ellos, la historia sabe de más dichas pasajeras y desdichas eternas.
    Te dejo un abrazo, Piruja.

    ResponderEliminar
  12. Amor y tragedia.
    Hermosa pero triste leyenda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Esta no tiene final feliz... cuánto daño han hecho los celos, el honor y demás sandeces...

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Las leyendas son siempre sobre sucesos donde se queda la persona que la lee o la escucha, hechizada y deseando que termine bien. Bella leyenda aunque triste...¿Por qué será que hay infinidad de leyendas donde los amantes mueren...?

    Besos con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  15. Con final trágico pero hermosa leyenda que no conocia....saludos

    ResponderEliminar