sábado, 25 de septiembre de 2021

No me olvides.

Julia estaba sentada en su sitio favorito de la playa entre las rocas y la arena, desde allí podía divisar toda la pequeña cala que tanto amaba. Desde pequeña aquel era el lugar donde se refugiaba cuando tenía algún problema o necesitaba estar sola, era la cura de sus heridas no físicas sino emocionales. Hacía días que había vuelto a ese pueblo pesquero tan encantador que por motivos laborales tuvo que abandonar hace muchos años marchando a la ciudad. Ahora estaba allí ya que su corazón estaba desgarrado y llorando de pena…

En la ciudad estaba muy absorta en su trabajo en uno de los hospitales de la ciudad, ya que era medico cirujana, poco a poco fue haciendo amistades, entre esas amistades encontró lo que para ella era su hombre perfecto, Rober también era medico en el mismo hospital, los dos se complementaban a la perfección y con el tiempo lo que empezó como amigos se convirtió en un gran amor, eran la envidia de todo el mundo allá por donde iban desplegando ese amor que sentían el uno por el otro.

Un día llegaron al hospital solicitudes de que se necesitaban médicos para colaborar ayudando en Africa, lo hablaron entre ellos y decidieron que sería Rober el que se marcharía por seis  meses, el primer mes lo pasaron muy mal los dos por estar tan separados y comunicarse cuando podía Rober a través de Internet que no era todos los días, ya que donde estaba los medios eran muy precarios y no siempre había conexión.

Julia conforme pasaban los meses estaba muy contenta ya que se acercaba el día en que volvería a abrazar a Rober y contarle el secreto que estaba guardando para ese día, aunque en cuanto la viese se daría cuenta, estaba embarazada, se entero a los pocos días de marchar él, pero no le había dicho nada para darle la sorpresa a su regreso y también para que no se preocupase ya que tenia bastantes problemas allí donde estaba.

Unos días antes de la fecha señalada para el regreso de Rober, Julia recibió una llamada telefónica del consulado, le decía que Rober había salido hacia una semana para hacer una ruta por varios poblados que ya había hecho varias veces en el tiempo que llevaba en el país, pero que desde que salió con un ayudante no habían vuelto a saber nada de ellos, que los habían estado buscando y encontraron el coche que se había precipitado por un precipicio y dado que era imposible bajar y no viendo señales ninguna de vida dieron a los dos por muertos.

Aquello era una pesadilla para Julia ya que no había consuelo para ella, no podía creerse lo que había pasado, ahora no que tanto lo necesitaba y teniendo ese pesar tan grande de no haberle dicho a Rober lo de su hijo. Con el paso de los días por su hijo fue haciéndose más el ánimo de seguir su vida, fue entonces cuando tomo la decisión de volver al pueblo que tanto amaba y a ese mar que curaba sus heridas, aunque esta sería difícil de curar.

Allí estaba como cada tarde en su sitio preferido de la cala mirando esa bella puesta de sol, creyó oír su nombre a lo lejos..Julia…Juliaaaa, pensó que ya se estaba volviendo loca al imaginar que Rober la estaba llamando, pero su nombre cada vez sonaba más alto y la voz más cerca, tenía miedo de volver a las pesadillas del principio de todo esto y cerró los ojos, pero seguía oyendo esa voz tan querida cada vez más cerca, sintió una mano sobre su hombro y al abrir los ojos pensó que ya estaba loca del todo, porque delante de ella tenía a su gran amor Rober, se abrazaron como nunca llorando los dos, él le contó que fueron rescatados por unos nativos y hasta que no les curaron bien las heridas no pudieron ir al poblado y decir lo que había pasado, fueron inmensamente felices con su hijo y nunca olvidarían el día en que se volvieron a encontrar, ya que fue el llamado día de los enamorados, día del amor, aunque para ellos todos los días fueron el día del amor.


Autor: P. F.


20 comentarios:

  1. Que historia más bonita, de las que me gustan a mi, con un final de lo más feliz después de un disgusto tan grande. Las buenas noticias no hay que dejarlas para mañana, por lo que pueda pasar.
    Un placer la lectura Piruja.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Una triste historia con final feliz.
    He creído reconocerla. ¿Ya la habías puesto antes?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfred, en este blog mio no la he puesto nunca, pero si hace muchos años en un blog que colaborábamos varios amigos y en un reto teníamos que escribir un relato y este fue el mío, de las pocas cosas que he escrito:)

      Besos.

      Eliminar
  3. Un relato interesante con un final inesperado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu colaboración nos has dejado una preciosa historia de amor romántico donde ya no queda tanto. Me encanto ese silencio de Julia para no preocupar a su amado y el regreso de él ..Vamos que así deberían ser todas las historias ajjaja. Un besazo y mis felicitaciones-,y escribe más muakissss.

    ResponderEliminar
  5. Que bonita historia de amor y con final feliz cómo a mi me gusta.Besicos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonita historia! Y además tiene un final feliz. Me encantó,Piruja
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Bonita historia, con un final feliz e inesperado.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola querida Piruja, que historia más bella aunque me tuvo con la vida en un hilo mientras la leía que buen final me encantan los finales felices, fue un gran placer leerte de nuevo. Abrazos feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Que linda y historia amiga, me encanto. Saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
  10. Es una historia preciosa y muy romántica, me ha encantado.
    Muchos besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Piruja.. Un placer de nuevo reencontrarte, poder leer tus historias tan curiosas, que nos hacen soñar, pero siempre sentir..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  12. Ya estaba muy triste, cuando diste el giro hacia el final feliz y lo he celebrado, junto con Julia y Rober.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me alegra ese final feliz!!.
    Bonita historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Que bonita historia Piruja, ademas con ese final feliz nos deja buen sabor de boca.
    Tambien me ha gustado saber que la escribiste tu.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Es una historia muy bonita. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Pilar, cuánto me alegro de que esta historia acabara bien. La protagonista sufrió mucho y al fin pudo reunirse con su amor. La vida nos prueba siempre, ellos tuvieron suerte en las circunstancias de sufrieron. Gracias por esta bella historia, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño, Pilar.

    ResponderEliminar