sábado, 2 de enero de 2021

Leyenda de la Princesa de las Nubes.

Nacido en buena familia, Daye era un niño guapo y muy inteligente. Cuando tenía diecisiete años se convirtió en el joven más solicitado de su pueblo. Venían los casamenteros casi todos los días para recomendarle chicas guapas de buena familia. Pero sus padres los rechazaron tajantemente, porque el padre de Daye había tenido un sueño, en el que un viejo inmortal le anunció que su hijo tenía que casarse con la Princesa de las Nubes. Pasaron dos años, al ver que no venía la anunciada novia de su hijo, los padres se ponían cada vez más nerviosos, porque ningún casamentero volvió a pisar su casa. Se arrepintieron de no haber escogido una chica de buena familia para su hijo.

Un día, cuando Daye estaba leyendo en su estudio, súbitamente una agradable fragancia le llamó la atención. Levantó la cabeza y vio a una joven bellísima entrando por su puerta. Varias criadas vestidas con fina seda y de buen porte le seguían el paso. Enseguida, su estudio se perfumó de un aroma embriagador y se iluminó con la extraordinaria presencia femenina.

El joven quedó totalmente sorprendido de la extraordinaria aparición de la bellísima y elegante dama en su casa. Se puso sonrojado y un poco cohibido, pero acertó a decir algo que podía encajar en esa situación:

—¡Dichosos ojos que ven la hermosura que ennoblece mi casa! La bella visitante sonrió dulcemente, tapándose los dientes de perlas con la larga manga de seda. En eso, una de las criadas dijo:

—La dama es la Princesa de las Nubes. Venimos de la Residencia Celestial.

Daye se quedó casi anonadado con la súbita aparición de la Princesa tan largamente esperada. Hechizado por la belleza de la lindísima mujer, se quedó en el acto enamorado. Pero la emoción le robó las palabras. Por rubor, la joven tampoco encontraba de momento tema de conversación. Los dos se quedaron durante un buen rato, que se interrumpió afortunadamente con la intervención de una criada inteligente, quien puso entre los dos un tablero de damas chinas.

Nunca antes Daye había perdido una partida en el pueblo, pero hoy no podía ganar de ninguna manera a la Princesa de las Nubes. Antes de despedirse, la bella mujer le dejó mil monedas de oro para que construyera una casa, y quedaron en verse cuando estuviese concluida la obra. La Princesa se fue, dejando en el joven enamorado una viva añoranza.

Antes de que pasaran dos meses, la nueva casa quedó construida y amueblada. Esa misma noche se presentó misteriosamente la princesa. El joven le pidió la mano, pero la princesa le dijo:

—Si nos casamos, podemos vivir juntos sólo seis años. En cambio, podemos ser amigos durante treinta años. Tienes que elegir.

—Vamos a casarnos primero dijo Daye—, luego veremos lo que se puede hacer después.

Esa misma noche se casaron. Vivieron seis años juntos impregnados de felicidad. Tuvieron un hijo y una hija. Parecía que iban a vivir toda la vida felices, hasta el punto que Daye perdió la noción del tiempo y olvidó la separación anunciada. Un buen día desapareció misteriosamente la Princesa de las Nubes. Daye se acordó repentinamente de que ese día se cumplía el sexto aniversario de su matrimonio y comprendió que toda opción inevitablemente comporta una renuncia.


Autor: Desconocido.


19 comentarios:

  1. Hola Piruja.. Tus relatos siempre son como un bálsamo, una música en un panorama nada esperanzador.
    Pero ante todo te deseo un feliz e ilusionante 2021. Que lo podamos celebrar a final de año..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aprovecho para desearte un feliz y venturoso 2021.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tuvieron una vida en común breve pero intensa.
    Nada es eterno.
    Besos y Feliz Año.

    ResponderEliminar
  4. Tus leyendas tienen un precioso aprendizaje.
    Te deseo un Feluz Año y que noz delrites con estas maravillosas leyendas. Besos

    ResponderEliminar
  5. Feliz 2021 Piruja muakk. Siempre en todo lo bueno de la vida siempre hay algo negativo y este encontró el amor y vivieron felices pero con caducidad. Un bello cuento las cosas buenas siempre pasan factura. Un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
  6. Que pena que termine así el relato peroél lo eligió así.Besicos

    ResponderEliminar
  7. Otra linda leyenda que no conocía. Saludos y abrazo amiga. Te deseo todo lo mejor para este 2021.

    ResponderEliminar
  8. Bonita leyenda, aunque con un final olvidado.
    Feliz Año 2021.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Siempre son preciosas tus leyendas. Feliz 2021.

    ResponderEliminar
  10. Desconocía esta bonita leyenda.
    Lástima ese final de su amor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Un cuento interesante. Las elección era difícil, al menos tuvo esos seis años de felicidad.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Tu leyenda nos habla de las encrucijadas de la vida. A veces tenemos que elegir un camino y dejar otro. Fueron seis años felices, que nunca olvidará el protagonista. Sus hijos fueron un regalo, que le recordarían a su esposa.
    Espero que estés bien y hayas pasado estos días lo mejor posible, Pilar.
    Que los Reyes te dejen esperanza y alegría para este año.
    Te dejo mi abrazo agradecido y todo mi ánimo, amiga.

    ResponderEliminar
  13. Una leyenda muy bonita aunque fuera solo por seis años. ¡Feliz año2021!.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Preciosa esta leyenda ¡feliz año 2021!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Pili,como siempre una leyenda más que bonita, yo también hubiese elegido seis años de intenso Amor a treinta como amigos.
    Muchos besos linda amiga:)

    ResponderEliminar
  16. pues es una leyenda muy bonita ¿está hecha por ti?

    ResponderEliminar
  17. Como siempre muy bonito. Pero ¿te imaginas que es en nuestros días y aparece una chica: con los pantalones rotos, enseñando el ombligo y la cabeza rapada?
    Seguro que no había esperado ni un segundo para echarla de casa.
    Es broma Piruja.
    Muy bonita historia y preciosas fotografías...como las mías.
    Un fuerte beso

    ResponderEliminar
  18. PIRUJA

    Feliz de acompañar tu escrito y recrear mi mente con su relato, gracias también por tu gentil visita y el delicado comentario, que me otorgas en mi espacio.

    Un besote grande amiga, feliz Año Nuevo para ti, que te colme de logros.

    LÚCAS

    (muerodeamorentuslabios.blogspot.com)....... mi nuevo rinconcito

    ResponderEliminar